La cava en casa

La cava en casa

¿Ha pensado en tener su propia cava en casa? Tome en cuenta estos consejos y conviértase en un experto:

Nunca guarde por más de cuatro o cinco años el vino blanco, a menos que sea fermentado en barrica, lo cual permite su almacenaje de dos a tres años. Si se trata de un vino blanco criado en barrica, tiene que beberlo a los ocho o diez años. No guarde el vino tinto sólo porque quiere. Plantéese si lo puede guardar o no, y tome esta decisión a partir de parámetros evidentes: si es joven, crianza, reserva o gran reserva. Estos detalles los determina la forma que tuvo el enólogo para hacer el vino. Jamás guarde champaña en una cava o en la nevera por mucho tiempo, pues por ser el tapón poroso, puede coger ciertos olores de la nevera.

Almacene las botellas de manera horizontal, para que el corcho esté siempre humedecido. Si se estiban de pie, el corcho se reseca y se encoge, lo que permitiría que el aire pase a la botella lo que oxida y avinagra el vino picándolo.

Procure colocar los botelleros lejos de las ventanas, para que los vinos no reciban luz directa y aguanten bien. Procure que el orden esté presente en su cava. Esto permite localizar con rapidez el vino que busca y seguir con comodidad la evolución de cada botella. Puede ordenar su cava por zonas vinícolas, en especial porque cada región tiene un vino característico. Otra opción es organizaría por añadas o cosechas. Tenga presente que el vino tiene una duración precisa y una fase óptima de desarrollo que, una vez que se sobrepasa, puede conducirlo a la decadencia, lo que lo estropea o convierte en una pieza de colección.

Trate de llevar un libro de la bodega, donde anote todos los datos de los vinos (nombre, marca, variedad, tipo, cosecha, bodega productora, fecha de adquisición de la botella, cantidad adquirida, precio en el momento de compra y un breve comentario sensorial cuando lo compró). Este detalle le será de gran ayuda, pues las etiquetas se pueden borrar con la humedad y por el paso de los años. Recuerde que los vinos adquieren valor según las cosechas, si provienen de partidas limitadas o si están agotados en el mercado. Esto los convierte en rarezas de colección.

Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies