Recetas

Cómo usar nuestras recetas

Antes de usar alguna de nuestras recetas, le recomendadmos seguir los siguientes consejos:

1. Lea la receta cuidadosamente.

 
2. Verifique los suministros para asegurarse que tiene todos los ingredientes pedidos.

3. Consulte un glosario de términos y definiciones de cocina si hay algo en la receta que no entiende.

4. Reuna todos los ingredientes.

5. Reuna todo su equipo de medición de trabajo.

6. Haga toda la preparación posible de antemano (como engrasar las ollas).

7. Si es necesario, caliente previamente el horno a la temperatura deseada.

8. Mida los ingredientes con precisión.

9. Siga las instrucciones de la receta al pie de la letra.

10. No se detenga mientras está combinando los ingredientes o completando un proceso.

11. Es posible que en la mayoría de los casos se doble la cantidad de una receta con la duplicación de la cantidad de cada ingrediente. Sin embargo, debe mantenerse el tamaño estipulado de los utencilios de cocción de la receta original (si se dan) de modo que las temperaturas y los tiempos del horno se mantengan sin cambio.

12. Es posible que en algunos casos se reduzaca a la mitad la cantidad de una receta, reduciendo a la mitad la cantidad de cada ingrediente. Sin embargo, esto debe intentarse sólo con recetas en que los ingredientes se pueden dividir fácilmente. Evite reducir a la mitad las recetas en que se usa levadura (polvo para hornear). Sartenes de aproximadamente la mitad de las medidas previstas en la receta original se deben utilizar de manera que las temperaturas y los tiempos de horno puedan permanecer prácticamente sin cambios.

Consejos para hornear queques perfectos

Consejos para hornear queques perfectos

Las primeras cosas que se deben hacer:

1— Leer la receta cuidadosamente.
2— Preparar todo el equipo: tazas y cucharas de medir, tazones para mezclar, moldes para hornear, etc.
3— Colocar todos los ingredientes necesarios en la mesa.
4— Separar los huevos mientras están fríos, pues es el mejor momento de separar la yema de la clara. Luego dejarlos a la temperatura ambiente, lo mismo que el resto de los ingredientes, si la receta no dice otra cosa. Las claras alcanzan su mayor volumen cuando se baten estando a la temperatura ambiente y también se mezclan mejor con los otros ingredientes.
5— Precalentar el horno unos diez minutos antes de poner el queque. Unas palabras acerca de los ingredientes:

NUNCA SUSTITUYA INGREDIENTES. No se use mantequilla o margarina, si la receta pide manteca o aceite vegetal. Las recetas de queques son fórmulas delicadamente balanceadas y si se usan diferentes ingredientes, se obtendrán diferentes resultados.

Por ejemplo, si se usa harina para pan en vez de harina para queques, se producirá un queque más duro y pesado. La mayoría de la recetas usan huevos grandes y margarina regular, no de la suave.

Medir los ingredientes apropiadamente:

Para medir ingredientes secos, usar un juego de tazas graduadas a propósito. Para los líquidos, lo ideal es usar tazas de medir de plástico o de vidrio, que tengan pico y graduaciones impresas de todo tipo a los lados: onzas, cucharadas, tazas, etc.

Para medir la harina, vaciar en cucharadas en la taza de medir, aún sin cernir y nivelarla con el borde de un cuchillo o espátula recta de metal. No sacudir ni apretar la harina, pues se obtendrá demasiada.

Medir el azúcar granulado blanco o azúcar moreno de la misma manera, pero con el azúcar moreno que no es suelto, hacer presión con la mano de manera que al vaciarlo, el azúcar conserve la forma de la taza.

Cuando se midan líquidos, tales como leche o aceite, colocar la taza a la altura de los ojos para obtener una medida correcta.

Para medir manteca vegetal, empacarla en la taza de medir, presionando con una cuchara de manera que salgan todas las burbujas de aire atrapadas y luego, nivelar con un cuchillo o espátula de metal, quitando cualquier poquito sobrante.

La margarina o mantequilla generalmente vienen empacadas en barritas en cuya envoltura vienen señaladas las cucharadas. Se corta la cantidad necesaria y basta.

El equipo apropiado:

Los moldes de metal brillante y los que tienen acabados especiales para que no se peguen las cosas (por ejemplo teflón), dorarán el queque en forma pareja. Los moldes oscuros, sin brillo o esmaltados pueden causar un dorad; disparejo o excesivo. Cuando se usan pyrex o moldes de vidrio, reducir la temperatura del horno unos 25 grados F. al precalentar y hornear.

Esté segura de usar los moldes que pide la receta, midiendo a través de la parte de arriba, del borde interno al otro borde interno.

Si los moldes deben ser engrasados y enharinados, engrasarlos generosamente con grasa sólida, rociarlos con harina, agitarlos para que la harina cubra completamente y luego golpearlos en la mesa para quitar el exceso. No deben engrasarse los moldes para queques esponja, ángel y chiffon, pues la masa necesita adherirse a los lados del molde para crecer altos y ligeros.

Colocar las parrillas del horno en su lugar: Colocar el queque en el centro del horno. Si se está horneando más de una capa, asegurarse de que los moldes no se toquen o toquen las paredes del horno. Si se usan dos parrillas, colocarlas lo más centrado posible, tratando de dividir el horno en tercios y colocar los moldes de manera que no queden uno debajo del otro, para que el calor los cubra parejo.

Queques hechos con mantequilla, margarina y grasa:

1— Cuando la mantequilla y el azúcar se “creman” juntos, batir hasta que la mezcla esté ligera y espumosa, pues las burbujas de aire que penetran le ayudarán al queque a crecer más alto.
2— Para queques cuya mezcla viene en paquetes o recetas en que los ingredientes van juntos en un tazón y deben batirse por un determinado número de minutos, lo ideal es batirlos a la velocidad recomendada y por el tiempo requerido. Pasar frecuentemente la espátula de hule por los lados del tazón para que se mezcle todo bien parejo. Si se usa una cuchara de madera en vez de un batidor eléctrico, debe batirse 150 veces, vigorosamente, por cada minuto especificado en la receta, para que los ingredientes se combinen apropiadamente.
3— Vaciar el batido en los moldes previamente preparados y alisar la superficie con una espátula de hule. Pasar luego un cuchillo por dentro del batido, como quien lo corta, para sacar las grandes burbujas de aire que quedaron atrapadas.
4— Hornear el queque de acuerdo con lo que dice la receta. No hay que abrir el horno antes de que el mínimo de tiempo haya pasado, pues si una corriente de aire frío penetra en el horno antes de que el queque se haya cortado completamente, podría suceder que se bajara.
5— Cuando el mínimo de tiempo requerido se haya completado, insertar un palillo de dientes limpio en el centro del queque. Si sale limpio y seco, el queque está listo, y debe sacarse del horno de una vez. Si salen boronas adheridas al palillo, hay que dejarlo en el horno de 2 a 5 minutos más y volver a probar.

Una vez completado el tiempo y el queque ya está asado, colocarlo a enfriar sobre una parrilla de metal, sin sacarlo del molde, durante 10 minutos.

Al cabo de ese tiempo, pasar una espátula de metal o cuchillo delgadito por los lados del molde antes de invertirlo. Hay que estar segura de que está completamente frío antes de ponerle el lustre o cualquier otro adorno. Los queques de frutas deben enfriarse completamente en el molde antes de sacarlos.

Queques chiffon, ángel y esponja:

1— Las claras deben colocarse en un tazón libre de grasa para que alcancen el máximo volumen al ser batidas. Cuando se separen los huevos, tener gran cuidado de que ni un poquito de yema se vaya entre las claras.
2— Con espátula de hule, empujar el batido hacia el molde; emparejar muy levemente por encima. Cortar la masa con un cuchillo para sacar las burbujas de aire atrapadas.
3— Cuando el queque haya alcanzado el mínimo de tiempo de asado, probar si ya está cocido por dentro: hacer presión ligeramente con los dedos en el centro del queque. Si ya está, la masa se devuelve a su sitio. Si tuviera grietas en la parte de arriba (típico de esta clase de queques), deben verse y sentirse secas. Si no es así, hay que hornear 2 o 5 minutos más y probar de nuevo.
4— Como este tipo de queques generalmente se hornean en moldes con cono o chimenea central, para que se enfríen, lo ideal es invertirlos sobre una botella o embudo, de manera que la superficie del queque no toque la mesa o parrilla. Dejarlos que enfríen completamente. Para sacarlos, pasar cuidadosamente un cuchillo fino entre el queque y las paredes del molde y del tubo o chimenea, usando un movimiento de arriba hacia abajo y pasando el cuchillo afirmándolo sobre el molde. Invertir el molde y sacudirlo hasta que caiga en el platón.



Comentar en Facebook

comentarios

Etiquetado en:
Este sitio utiliza cookies. Conozca más sobre las cookies